Vicio, Placer

March 20'th 2014 10:15:11 am

Vé hasta donde la luz te ilumine, no vayas más allá, a las tinieblas, donde sólo puedes ir a tientas, arrástrándote. No vayas reptando a donde puedes llegar volando, no vayas a la oscuridad buscando poder, sólo encontrarás fango y más fango, cada vez más denso y más oscuro y más atenazador. Te ahogará y te arrepentirás de haber tomado el camino "fácil". Recuerda, la virtud y todas las cosas buenas y las realmente valiosas de esta vida, se cultivan con paciencia, constancia y esfuerzo, mucho esfuerzo; tanto que deja de ser la cosecha lo que importa, ya que el esfuerzo es lo que nos alimenta, porque nuestros espíritus se alimentan de energía y ésta se genera y se libera a través del esfuerzo. El vicio es fácil, sólo déjalo crecer, es "mala hierba" en tu huerto. El vicioso alimenta su vicio cuando debería alimentar a la tierra que a su vez le alimenta, no comprende o no quiere comprender el ciclo del que es parte, se siente superior, para empezar. El vicioso es mezquino además de vicioso, se contenta con obtener la satisfacción pronta de sus necesidades, todo tipo de necesidades, reales o inventadas estas por el ego; no busca más allá, ni mucho menos ve ni verá por los suyos. Al vicioso no le importa envenenar "un poquito" su alimento con tal de no trabajar tanto (sí, es alusión a Monsanto y todas las compañías de agroquímicos). Le importa contentar sus placeres mundanos de la forma más inmediata posible. Por eso la cerveza está en el refrigerador, que a su vez es el refrigerador chiquito, que a su vez está en la sala de juegos, que a su vez está junto al sillón del control remoto y frente a la pantalla gigante... ¿ves a dónde voy?, ¡salud por eso!

Toda esa mierdita de "meta-comodidades" que hemos ido acumulando a través de generaciones y generaciones en las que todos buscan el inalcanzable, codiciado, eterno y ulterior fin de la comodidad: EL PLACER. Disponer de un tubo que alimente al mismo tiempo de comida, vitaminas y una delicada combinación entre endorfinas, drogas de diseño y demás artilugios sintéticos placenteros que a la ciencia futura han de concernir; todo esto en una sala acondicionada en gravedad cero donde nuestro grasoso cuerpo flote frente a un televisor o casco de realidad virtual o lo que sea que proyecte 24 horas, 365 días al año, sin pausas comerciales ni cortes ni anuncios de ningún tipo, exclusivamente lo mejor de lo más selecto y delicatessen de la programación internacional. O algo para entretenerse según el ánimo, pues.   Yo creo que esta búsqueda desesperada por regresar al útero, no es sino un reflejo que busca la plenitud, que no conseguiremos. Esta plenitud, creo yo, es algo exclusivo para los que pasan la línea, y no hablo de clubes prestigiosos que discriminen por edad, sexo o religión, hablo de la muerte, que no discrimina. Creo que buscamos inconscientemente reintegrarnos al Todo, a donde pertenece nuestra energía, donde alguna vez estuvimos completamente cómodos y sin necesidades, donde dejando de ser individuos pudimos gozar de la plenitud absoluta que es pertenecer a la PLENITUD ABSOLUTA: el TODO. 

(fragmento de un texto en proceso)

¿Tu qué piensas?

Tu nombre

Tu correo (no es requerido)



Too Cool for Internet Explorer