But You May Feel A little Sick

May 30'th 2009 08:44:08 pm

El día de ayer fue mi turno... Nadie lo tenía previsto, simplemente sucedió... No supe que hacer, me dejaron mucho tiempo sólo con ella... Que más podía hacer, ella no se opuso... Creo que ella quería que lo hiciera... Se sintió muy extraño al principio, creo que por toda la historia que tenemos... Pero después ambos nos acostumbramos, fuimos tomando confianza y en cada momento que nos dejaban solos (o relativamente solos) lo volvíamos a hacer... Se que ella me lo pedía aunque si le preguntas es seguro que no te responda; es algo tímida... Cada vez eran mas frecuentes y mas largos nuestros besos; hasta nos llegamos a meter a un salón vacío para hacerlo a gusto... Por suerte mi novia no lo sabe... 

Así es, no lo puedo negar, sucedió, no puedo decir que me arrepienta o que no quisiera hacerlo, porque muy en el fondo se que tenía ganas de tomarla delicadamente por la cintura (a veces por el cuello), darle un beso largo y dejar que sucediera lo que tenía que suceder después, pero aún así, después de lo que pasó ayer no creo volver a hacerlo en algún tiempo, se que ella no estará de acuerdo conmigo y me dirá que si lo hicimos tantas veces ayer por que no hacerlo una vez más; yo le puedo ofrecer varias excusas, pero ella siempre las rebatirá, aún así la decisión es mía, puedo sonar muy egoísta, pero no me importa lo que ella quiera, lo único que me importa es estar bien conmigo mismo.

Sé que siempre que la vea me voy a sentir extraño, pretenderé que nunca pasó, pero ella me lo va a querer recordar de varias formas, me va a intentar seducir, se va a mezclar con mis amigos y disfrazada va a querer llegar hasta mí, hasta mis labios, por que ella sabe que si toca mis labios todo puede suceder.

Es una relación enfermiza, ninguno de los 2 acepta sus verdaderos sentimientos y solamente nos dejamos llevar por el deseo. Pero sé que yo soy más fuerte que ella y que voy a hacer lo que yo quiera, al fin y al cabo ella es delgada, pequeña y frágil, no puedo negar que es hermosa, todos me lo han dicho, pero yo no quiero continuar con nuestra relación... por lo menos no por algún tiempo, así que públicamente por este medio le digo:

No te voy a volver a besar hasta que piense bien las cosas, no volveré a acariciar tu cintura desnuda ni tu frágil cuello de cristal Necesito algún tiempo para alejarme de Esa botella de Vodka que tanto me ama.

Hace 4 Años Que No Nos Leíamos...

May 25'th 2009 04:53:29 pm

Hace 5 años Javier y yo nos conocimos, to make a long story short, tenemos familia en común.

Con el tiempo él y yo terminamos conviviendo 8 hrs. al día en casa de nuestros primos, en aquel entonces él, MC y Valdio -y Manzon- administraban este blog y yo personalmente no sabía nada de blogs… pero gustaba de leer éste y algunos mas que han desaparecido o siguen ahí a la izquierda en nuestro blogroll.

Un día platicando me invitó a participar como ranter y yo acepté al momento, a veces leo lo que en aquel entonces escribíamos y me doy cuenta de que han habido muchos cambios en nuestras vidas, la bloggosfera y el mundo también.

Cuando terminó esbasura empecé a postear en myspace, esa necesidad de expresión seguiría vigente por muchos años mas, aún el día de hoy lo esta. Después conocí blogger.com y abrí mi blog ahí, que ha sido mi casa durante los últimos 3 años, una media de 80 visitas diarias, nada interesante, pero como lo he dicho antes, si posteas para agradar te desilusionarás pronto y tus posts estarán vacíos. Después vino Oxnet administrador de valiomadre y me invito a participar y mude mi casa a valiomadre.net donde soy uno de los 4 administradores el día de hoy.

La semana pasada platicaba con Javier, a pesar de todo, nunca deje de visitar esbasura. quizá un día me sorprendería de ver que había regresado y cuál es mi sorpresa, algunos post nuevos, no pude resistir las ganas de comentar, él me invitó de vuelta a este proyecto y yo naturalmente acepté.

Hoy hemos regresado a nuestra antigua casa y espero será para quedarnos.

A postear se ha dicho!

Saludos, Diego (antes Pornstar)

Mi táctica, es quedarme en tu recuerdo

May 20'th 2009 10:42:33 pm

Mi vida ha sido como una farsa
Mi arte ha consistido
En que esta no se notara demasiado
He sido como un levitador en la vejez
El brillo marrón de los azulejos
Jamás se separó de mi piel.

Un artista plasma su propia esencia en su obra, eso es lo que la convierte en arte.  Un artista se desnuda de miedos, de pretensiones, de fines; un artista se desnuda de todo lo ajeno a sus sentimientos y escribe, pinta, compone, esculpe, diseña, construye, habla, mira, besa, abraza...

Esa es la maldición del artista: recorre la vida por un camino sin sombras, sin lugar donde esconderse, vulnerable a cualquiera que quiera ver lo desnudo que está en realidad; pero tiene un consuelo, nadie se interesa en lo que tiene dentro, lo oyen, pero no lo escuchan, lo ven, pero no lo observan, lo leen, pero no lo entienden.

El artista es quien atiende desnudo la mascarada mundial y pasa desapercibido por los que no pueden ver más allá de su propia máscara.

Mario Benedetti murió el 17 de Mayo del año 2009 a la edad de 88 años y dictó las seis primeras líneas de esta entrada a su secretario personal, Ariel Silva, en su lecho de muerte.

360 parte 1: El cumpleaños de Claudia

May 17'th 2009 01:02:00 pm

-¿Eres feliz?

-¿Qué? -Preguntó Rodrigo prestando más atención a la Glock brillando frente a su cara, que al enmascarado que le hacía la pregunta - Creo que es una G21, si, calibre .45, automática - pensó.

- Te pregunté: ¿eres feliz?

Rodrigo regresó de sus cavilaciones, no esperaba esa pregunta, mucho menos desconocer la respuesta. Hace algunos meses habría contestado, convencido, sin titubear y con un tono de falsa modestia "Por supuesto que soy feliz, ¿acaso tu no?" pero hoy no, muchas cosas han cambiado en poco tiempo. Regresemos un poco (tres meses y un día exactamente) para tratar de responder esa pregunta.

Son las seis de la mañana y Rodrigo siente una, casi olvidada, vibración en su muñeca izquierda, decide ignorarla y seguir durmiendo, después de todo, falta una hora para el tiempo designado, por su meticulosa rutina, para despertar. Pasan cinco minutos y su reloj de pulsera vibra más fuerte; en ese momento lo recuerda todo, esa alarma sólo se activa anualmente, el segundo día más importante del año, 14 de marzo, cumpleaños de su amada Claudia.

Sigilosamente sale de la cama para no despertarla, desliza sus pies en las pantuflas y baja los tres pisos que lo separan de la cocina - El sonido del elevador podría despertarla - piensa Rodrigo; en realidad ese es uno de los tantos puntos cuidadosamente planeados y perfeccionados durante siete años de matrimonio, recuerda riendo (a bajo volumen, por supuesto), el primero; arruinado antes de que empezara, por el despertador que también la despertó a ella; ese mismo día, regresando del trabajo compró su reloj de pulsera con alarma vibratoria.

De regreso en la habitación, Rodrigo se sienta en el diván, observando a Claudia dormir y a los minutos de su Radio Reloj caer lentamente. -Es tiempo de despertar Claudia - murmura, con voz dulce al oído de su amada, antes de morder juguetonamente su oreja, cuando el número 44 da paso al 45.

Claudia despierta, con una sonrisa de oreja a oreja, puesto que sólo un día al año Rodrigo la despierta así, mira emocionada a su alrededor, buscando una gran sorpresa, pero no encuentra más que una charola con su desayuno preferido (Omelette de setas y queso azul acompañado por pan de ajo untado con mantequilla y caviar de beluga), dos copas, una botella de champagne, jugo de naranja y una delgada cadena de platino. Lejos de decepcionarse por éste sencillo inicio de su cumpleaños Claudia se emocionó.

Desde hace siete años Rodrigo y ella han tenido una callada competencia: Rodrigo planea algo espectacular para su cumpleaños y ella tiene tres meses exactamente para mejorarlo en el cumpleaños de el.

Claudia fingió no notar la sonrisa divertida de su esposo al verla mirar emocionada alrededor, sonrió, tratando de fingir que no sabía que la esperaba una sorpresa más grande, besó a Rodrigo y ambos desayunaron en la cama. Al terminar el desayuno se desnudó, seduciendo a Rodrigo con su atlético cuerpo, vistió su cuello con la nueva cadenita de platino y entró a la regadera; dos minutos después, se le unió Rodrigo, quien puso sus manos en la cadera de ella y lentamente las subió, acariciándola hasta llegar a su cuello, la desnudó de la cadenita, su única prenda, y le insertó un dije de perla negra en forma de lágrima, que había escondido en la jabonera, Claudia sonrió cuando le volvió a colocar la cadena - Ahora si va hacia algún lado - pensó.

Cuarenta y cinco minutos después Rodrigo arrancaba su Jaguar y se dirigía hacia las oficinas del prestigiado banco en donde trabajaba.

Saludó cordialmente a Jorge, el vigilante, y llamó a su elevador, ya en el piso 23 saludó a su tentadora secretaria, puso agua en la maceta, que parecía no poder mantener nada vivo por más de dos semanas y caminó a su escritorio para trabajar como todos los días. Después de diez minutos Jennifer, su secretaria, entró llevando su café espresso y sus recados.

Un objeto en la charola de los recados captó la atención de Rodrigo: un pequeño diamante acompañado de una nota. Rodrigo intuyó inmediatamente el significado de eso. Uno de sus 35 invitados (no le importaba quién) no podría acudir a la fiesta de cumpleaños de su esposa; 35 años, 35 invitados, 35 diamantes; ¡no podía faltar uno!

-No hay una sola persona en mi agenda a quien le pueda hacer una invitación con 8 horas de anticipación - se dijo a si mismo cuando su secretaria le anunció una visita, Vicente Rivera, el nombre le parecía remotamente familiar y mandó que lo pasaran a la antesala de su oficina.

-¡Gordo! - gritó riendo Vicente al ver entrar a Rodrigo - parece que ese apodo ya no te queda, alguien ha aprovechado el gimnasio de la empresa, ¿verdad?

Rodrigo reconoció inmediatamente a Vicente, un viejo y extraño amigo de la juventud.

-¡Chente! - respondió, riendo también, mientras le extendía la mano para saludarlo - Eres la única persona que se puede ver desarreglado vistiendo un traje de más de cuatro ceros.

Vicente rechazando la mano que le ofrecía Rodrigo lo abrazó efusivamente, como solían hacerlo en los viejos tiempos; para Rodrigo eso fue toda una experiencia, no sabía que era eso, pero estaba seguro de lo que no era: un abrazo, esos los conoce bien; un apretón de manos, pasar un brazo por encima del hombro, el otro por debajo, dos palmadas amigables, otro apretón de manos y arreglar el traje que se desacomodó. Ésto, sin embargo, tenía una calidez propia, carecía de formalidad, de frivolidad, no era sólo un abrazo, la sensación le recordó todos los momentos que habían pasado en la juventud.

-¿A quién le importa el precio de un traje Gordo? - dijo Vicente después de ese largo abrazo - Sólo uso lo que los payasos de arriba dicen que tengo que usar - Comenzó a reír - ¡Aunque al parecer tu eres uno de ésos payasos!

Estuvieron hablando largo rato, Vicente le contó que, desde hace un par de meses, trabaja cinco pisos más abajo que el, en el área de diseño, que notó su nombre mientras revisaba unos Brochures que su área terminó la noche anterior e inmediatamente subió a investigar cómo había sobrevivido en los últimos 8 años.

Cuando llegó el momento de intercambiar datos personales Rodrigo sintió el diamante en su bolsillo, y sin pensarlo dos veces invitó a Vicente a la fiesta de ésa noche.

-Claro -contestó Vicente- pero la próxima semana haremos lo que yo escoja.

-Es un trato.

Hay de basura a basura

May 12'th 2009 09:07:00 pm

Basura. Una palabra tan impopular que nos remite a algo de lo que todo mundo se quiere librar a cualquier costo; hasta pagando por que otros lo hagan.

Es un hecho que todo es basura. No se ofusque usted al leer esto; no necesariamente es algo malo. Déjeme explicar:  A lo largo de mi corta existencia me he dado cuenta que todo es un producto deshechable, con fecha de caducidad y toda la cosa, lo único que varía es el tiempo que tarda en parecer obsoleto a los ojos del que lo posee.

Entre la basura se pueden ver objetos de lo más variado, buscándole, claro. Desde un hueso de pollo roído con furia hasta cosas totalmente útiles que al dueño le parecieron fuera de moda.

Tenemos basureros para cualquier tipo de cosas: chatarra, tiraderos nucleares, biológico-infecciosos, panteones... los hay hasta para los que aun viven, bajo el nombre de asilos o manicomios.

En todos estos tiraderos hay quien le saca ventaja a las cosas; con ropa sucia y olor desagradable, en algunos casos. Pepenadores de lo que sea, gente que le busca utilidad a lo que a los demás no se les ocurrió. Construyendo verdaderas fortunas con los deshechos de otros, para que después les vengan a envidiar y reclamarles toda la marmaja que tiraron con la falsa premisa de pertenecer a la semántica de basura.

Cada vez que decimos que algo es basura, estamos dejando a un lado todo un infinito de potencial para explotarse. La basura será procesada  para sacarle algo útil y de ese proceso se desprenderá más basura que tendrá algo que alguien en algún momento encontrará útil y así sucesivamente hasta que las cosas vuelvan al estado volátil de la energía.

Así que... ¡venga toda su basura, que aquí la procesaremos y se la daremos de vuelta en un empaque lujoso que usted abrirá curioso y cuyo contenido devorará goloso!

Bienaventurados sean los que no tienen miramientos en ensuciarse un poco los zapatos, pues a ellos pertenecen las glorias de la basura y su reino no tendrá fin.

Palabra del señor (de la basura).


Tiempo Transcurrido

May 11'th 2009 06:43:13 pm

Han pasado tres años desde la última vez que te vi; aún recuerdo como si hubiera sido ayer, el día en el que, con lágrimas en los ojos, decidí no luchar por ti y dejarte ir, moriste en mis brazos y yo pude haber hecho algo al respecto, a pocas personas les importó y seguramente nadie perdió una hora de sueño por tu partida, pero nuestra relación era diferente, naciste en mis brazos y, después de dos años, te dejé morir en ellos.

Jamás pensé que volverías a mi vida, pero ahora que te veo, sigues siendo la misma de siempre: irónica, juguetona e irreverente; sin embargo basta escucharte para darse cuenta, has cambiado mucho, has crecido, detrás de tu juguetona apariencia exiges ser tratada con seriedad, me pregunto si en realidad lo mereces.

Tu  -inesperado- regreso inevitablemente dilata mis pupilas a una nueva luz, no me dices nada, pero tu sardónica sonrisa me asegura que lo sabes... crecí más durante los dos años que estuviste a mi lado, que durante los tres que han pasado desde que te dejé morir. ¿Te necesito más de lo que estoy dispuesto a aceptar?

Regresaste a mi vida, regresaste a la vida, no se si por necesidad o capricho, pero ésta vez no te pienso dejar ir; quiero crecer contigo, evolucionar... envejecer. Regresaste a la vida, regresaste a mi vida, no me interesa lo que piensen de ti, no me interesa lo que piensen de nosotros. Estamos juntos de nuevo... renaciste por mi.


Too Cool for Internet Explorer