La primera cita

February 16'th 2014 08:39:54 pm

Las ventanas del dormitorio gradualmente comenzaron a dejar pasar luz. Eran las ocho en punto y Alejandro –ayudado por la activación automática de algunas glándulas– despertó en silencio total. Miró por la ventana y recordó, inesperadamente, a Martha antes de dirigirse a la cocina donde le esperaban su café matutino y la receta del desayuno. "¿No habrá tocino el día de hoy? –pensó decepcionado– Debo tener el colesterol alto de nuevo". Mientras desayunaba, revisando desinteresadamente las noticias del día, se encontró recordando de nuevo a Martha. Si la última semana era un buen indicativo, repetiría esto incontables veces a lo largo del día.

Un sorbo más al café. "Debo encontrar aquella mezcla que me recomendó Martha". Un bocado más del desayuno. "Quizá si la invito al restaurante del que habló, aceptará". El desayuno se enfrió mientras Alejandro buscaba, sin éxito, el valor para tomar el teléfono y llamar a Martha. "Quizá la volveré a encontrar si…". Su pensamiento fue interrumpido abruptamente por la noción de que estaba soñando. La pantalla que tenía enfrente se había cubierto con la cara más hermosa que recordaba haber visto y un nombre: Martha. Le tomó unos segundos convencerse de que no estaba soñando; tiempo suficiente para colorear con tonos de vergüenza y preocupación la sonrisa que iluminaba aquella pantalla.

Esa misma noche, se encontraba esperándola en el bar del restaurante que habían convenido. Miró la pantalla en su pulsera; "parece que llegará en punto" pensó Alejandro evitando la mirada del encargado que le urgía pedir una bebida; no quería tener aliento alcohólico cuando por fin se encontraran. Después de los diez minutos más largos que había contado, y una vibración en su muñeca avisando que Martha estaba en la puerta del lugar, Alejandro se acercó a recibirla. Fue un momento incómodo; Alejandro se detuvo en seco en el momento que sus ojos se encontraron, ella titubeó un momento y caminó el resto del camino que los separaba, él trató de hablar pero descubrió que su boca estaba seca, extendió su mano en el mismo momento que ella se acercó para abrazarlo, los dos trastabillaron dando un paso atrás, ella casi tira a un mesero, él sintió una vibración específica en su muñeca avisándole que su ritmo cardiaco estaba elevado, hizo un gesto para que lo siguiera a la mesa pero ella estaba mirando hacia otro lado tratando de disimular el rubor en sus mejillas, él no se dio cuenta de eso hasta después de haber dado tres pasos, volvió para encontrarla confundida.

–Permítanme mostrarles su mesa. –Anunció divertido el empleado del restaurante. Ambos lo siguieron evitando cruzar miradas. "Soy un estúpido" pensaba Alejandro "después de este espectáculo, tendré suerte si quiere terminar la cena."; inesperadamente, sintió la delicada mano de ella tomando la suya. Se sintió mareado por un par de segundos, toda su sangre parecía haberle huido a la cabeza; exhaló por primera vez desde que le tomaron la mano. No encontró el valor para voltear a buscar los ojos de Martha; de haberlo logrado, se habría dado cuenta de que ella también evitaba los suyos.

Después de caminar durante medio minuto, Alejandro se preguntaba cómo había podido vivir durante treinta y dos años sin aquella mano tomando la suya; los largos, delgados y suaves dedos de Martha ejercían una ligera presión en su mano que se sentía tan natural como el respirar… e igual de imprescindible. Sin pensarlo dos veces, volteó para robar una mirada del rostro de Martha pero encontró que sus ojos habían tenido la misma idea; ambos sonrieron y sus pulseras emitieron la misma vibración desapercibida para sus muñecas, también pasó desapercibido que su guía se había detenido hasta que tropezaron con él; ambos soltaron carcajadas sin hacer lo mismo con sus manos.

La cena transcurrió rápidamente. Alejandro y Martha parecían conocerse de toda la vida; la conversación parecía interminable hasta que el gerente del restaurante se disculpó, informándoles que era hora de cerrar. Alejandro ofreció escoltarla en la caminata hacia su casa, puesto que ya era tarde, a lo que Martha accedió casi inmediatamente; ambos parecieron olvidar, o quizá ignoraron deliberadamente, que habían manejado al restaurante.

Ya amanecía cuando llegaron, tomados de la mano, a la puerta de Martha quien, sonrojándose un poco, invitó a Alejandro para darle a probar la mezcla de café de la que tanto había alardeado. Alejandro sonrió, la tomó de la cintura y se sentó con ella afuera de la puerta mirando el amanecer. Ninguno habló; observaban la belleza del amanecer como si fuera el último que disfrutarían. Cada color parecía el más vibrante que habían visto, el juego de brillos rojos y anaranjados reflejados en las ventanas parecía bailar con las que se tornaban transparentes para despertar a sus habitantes, las largas sombras de los edificios apuntaban a la pareja como si todo este espectáculo fuera para ellos; el sol asomó por encima de los edificios y ambos voltearon hacia el otro para proteger sus ojos de la luz. Alejandro encontró algo más bello que el amanecer en las facciones de Martha iluminadas por su luz, apretó ligeramente la cintura de ella y la besó. Ella lo besó de vuelta mientras se levantaba y abría la puerta principal. Entraron al dormitorio de Martha sin reparar en la ventana transparente e hicieron el amor hasta alcanzar el éxtasis juntos. En ese momento toda la luz pareció extinguirse y en la obscuridad se abrazaron.

Martha despertó a lado del aún durmiente Alejandro en un cuarto obscuro, se preguntó qué hora sería y la pantalla de su dormitorio le indicó que aún era de mañana, pensó en activar la ventana y nada ocurrió; fue entonces cuando volteó a la transparente ventana y se dio cuenta de que el sol se había extinguido. Asustada, despertó a Alejandro quien no reparó en la obscuridad por ver su cuerpo desnudo sacudiéndolo; se dio cuenta del pánico que la invadía hasta que intentó besarla.

La pantalla les informaba que, en efecto, el sol se había extinguido y nadie podía dar una explicación certera. Alejandro trató de calmar a Martha recordándole que no tenía dos décadas desde que los combustibles fósiles se habían agotado y lograron salir adelante, que sus bis-abuelos habían vivido el cambio climático y lograron salir adelante.

–Somos los seres más inteligentes del planeta y, por todo lo que sabemos, del universo. Tenemos electricidad, calefacción, hidroponía, carne clonada. Te prometo que saldremos adelante. –Martha simplemente se refugió en sus brazos.

Ese mismo día comenzaron los apagones; el 60% de la energía producida era de origen solar. La tierra se enfrió rápidamente y los vientos cesaron de producir energía eólica. Sin energía, tomó menos de una semana en extinguirse toda la vida sobre el planeta.


Parece que ya está listo el pan.

Yo Soy.

January 29'th 2012 04:45:33 pm

Soy un muerto viviente.
Un cadáver con pulso.
Un fantasma con cuerpo.
Soy sólo una persona.

Ése que no dejó propina.
Aquel que te saludó en las escaleras.
Quien te apartó el lugar en la fila.
Soy sólo una persona.

Soy el combustible que quema mi auto.
El alimento que consume mi cuerpo.
La basura que produce mi vida.
Soy sólo una persona.

El portero a quien le das los buenos días.
El cartero que –a veces– toca a tu puerta.
El taxista que se pasó el alto.
Soy sólo una persona.

No me miras dos veces en la calle.
No recuerdas mi nombre en una fiesta.
No te das cuenta si me voy.
¿Soy sólo una persona?

Mis padres murieron, hace ya tiempo.
Mis amigos me olvidaron, al salir de mi vida.
¿Soy una persona?

¡Estoy sólo!

Soy la obra que he dejado.
Soy las vidas que he tocado.
Soy las cosas que he enseñado.
Soy el amor que he recibido y que he dado.

Soy un muerto viviente.
Un cadáver con pulso.
Un fantasma con cuerpo.
Soy nada.

La cigarra, la hormiga y Julián.

May 9'th 2011 04:02:10 pm

Julián era un niño feliz: Vivía con sus dos felices padres, tenía una bonita casa, era muy aplicado en la escuela y, lo mejor de todo, era el primer día de sus vacaciones de verano, así que podría salir a jugar al jardín todos los días, no sólo los fines de semana.

El jardín era el lugar favorito de Julián, un campo verde que, para sus ojos de nueve años, circundaba infinitamente su casa.

En algún lugar del infinito jardín había un hormiguero; donde vivía una pequeña, pero muy trabajadora, hormiga. Durante todo el verano la hormiga de Julián se dedicaba a recorrer el infinito jardín, que para sus ojos de hormiga; representaba el mundo, en busca de granos para almacenar. En sus numerosos viajes se encontraba con una cigarra que, sin una preocupación en el mundo, cantaba alegremente y comía lo que tenía a la mano.

Mientras más pasaban los días, más se preocupaba la hormiga: parecía que la cigarra no tendría qué comer en invierno. Decidió entonces trabajar el doble para poder ofrecer alimento a la cigarra cuando llegara la época de hambre.

Llegó el último día de las vacaciones de verano, Julián sabía que tendría que regresar pronto a la escuela y buscaba algo nuevo para hacer, antes de que el trabajo escolar le quitara todo su tiempo libre. Pensaba, recostado en el sillón, mientras el sol de medio día le pegaba de lleno en la cara. Julián intentó taparse los azules ojos con sus manitas, pero se cansaba rápidamente, no tuvo otro remedio que voltear su cara escapando de la ventana. ¡Qué brillante idea! Porque su mirada cayó directamente en la enorme lupa de su padre.

Julián tomó la lupa y salió corriendo a su jardín; buscando hojas secas que quemar, pareció olvidar que era verano y las hojas no podían estar más verdes. Caminó por, lo que parecieron horas; hasta que se topó con un pequeño montículo de tierra. Nunca había visto algo parecido, así que decidió explorarlo.

Se sentó junto al extraño montículo y, cuidadosamente sintió su consistencia: La tierra estaba dura. Recordó la lupa que tenía en la mano, y lo examinó más de cerca: parecía tener un agujero en la cima, y ¡hay hormigas entrando en el!

Los ojitos de Julián brillaron, como lo hacían siempre que planeaba una travesura. Alineó su lupa de manera que sólo refractara un pequeño puntito de sol; y apuntó a las hormigas.

Una tras otra las indefensas hormigas caían, muertas, a manos del otrora benevolente sol. Julián reía, las hormigas morían, después de un par de minutos, lo único que respiraba ahí era Julián. Sin saber qué hacer, ahora que no quedaban hormigas, examinó los cadáveres con la delicadeza de cualquier forense, veía cada detalle de sus chamuscadas patas a través de su lupa, un cuerpo en particular llamó su atención: Una hormiga, siendo la más pequeña, llevaba el cargamento más grande; cargamento que, a pesar de todo, nunca soltó.

Después de ver a esa pequeña hormiga, con las patitas quemadas al rededor de su cargamento, Julián sintió pesadez en el pecho, le costaba trabajo respirar y sus azules ojos se llenaron de lágrimas. Pateó el infame montículo, para eliminar la evidencia de su crimen, y corrió llorando a su casa.

Algunos meses más tarde: la cigarra de Julián no tenía comida, murió de hambre.

Algunos años más tarde, Julián se puso enfermo, murió de melanoma.

Algunos años más tarde, los dos felices padres de Julián no soportaban vivir en su bonita casa, se mudaron de país.

Algunos años más tarde, los dos felices padres de Julián no soportaban vivir...

Existentialism

October 10'th 2010 09:41:20 pm

Hoja en blanco

September 14'th 2010 08:56:21 pm

Hay pocas cosas capaces de intimidar más que una hoja en blanco, observándote, retándote.  Sabes que, de alguna manera, es tu deber verter tu esencia en ella; quieres plasmar tus emociones e idiosincracias hasta que cobra vida por si misma.

Ahora no puedes decidir más, lo que tu mismo creaste te lleva de la mano, pidiéndote lo que necesita, y cuando decides cambiar el camino de lo que comenzaste, no te lo permite, descubres nuevas facetas en tu obra, sentimientos e ideas ajenos a ti.

Eventualmente todo lo que plasmaste evolucionó en algo casi irreconocible y lo que alguna vez fue un imponente mundo de posibilidades se cierra con cada paso que das.

Inesperadamente ahora eres responsable de una nueva vida, toda ella es consecuencia de esa primera idea que decidiste plasmar y cuando todo tu mundo se cierre, no tengas más que decidir y te conviertas en un mero observador de lo que se desarrolla frente a tus ojos, sabrás quién eres realmente, todo el que tenga contacto con tu obra lo sabrá y todas las cosas que ésta influencie serán tu responsabilidad.

Cuando mueras, tu obra vivirá por mucho tiempo, como testigo fiel de lo que fuiste y no de lo que quisiste ser.

Y por eso no pienso llenar esta hoja en blanco que está frente a mi.

Cuestión de Vida o Muerte.

September 14'th 2009 11:34:59 am

Esperaba que mi primer post de regreso fuera bastante mas positivo, escribiendo acerca de cómo llegue a conocer la cultura china después de haber convivido de 8am a 9pm con Chen y Lu, ingenieros chinos que vinieron a armar el horno de templado que hace un año y medio mi padre ayudo a comprar en Taiwán a uno de nuestros clientes, pero desafortunadamente este será el post de cómo gaste una de mis nueve vidas el día de ayer.
Algunos de uds saben que eventualmente trabajo como Gio (edecán masculino) para ganarme un dinero extra. El viernes 11 recibí una llamada de una agencia para la que he trabajado, ofreciéndome trabajo para el fin de semana en Huehuetoca, Queretaro. Oferta que no me permitía (a pesar de estar cansado por las 3 semanas de niñerear ingenieros chinos) rechazar.
El día sábado todo transcurrió con normalidad, me pareció que era un poco lejos puesto que vivo en Coyoacan y tuve que recorrer unos 120 km en total entre la ida y vuelta, el domingo me disponía a hacer lo mismo, eran alrededor de las 9am e iba manejando sobre la autopista México – Querétaro a unos 70 u 80 km/h por el carril central, no se que kilómetro es, acababa de pasar  la curva de “la quebrada” hacía pocos minutos. No recuerdo que canción sonaba en el radio, recuerdo que me pareció ver algo fuera de su lugar, acercándose a mi en sentido contrario.


Era una llanta con todo y rin que rebotaba hacia mi, trate de trazar mentalmente su trayectoria. Según mis cálculos me iba a impactar en el parabrisas en mi lado (el del conductor), así que frene con motor y con el pedal para evitarla, pero inevitablemente la llanta me golpeó* y el parabrisas se craquelo al instante dejándome sin visibilidad, perdí la orientación y el control del coche, trate de buscar el frente usando los espejos, cuando logre localizar el muro de contención sabiendo que no podría evitar perder en control decidí estrellarme con el, al golpear me aferré al volante y grite muy fuerte, los airbags salieron y rebote contra el mío, todo pasa en un instante, pero es un instante casi eterno, no cerré lo ojos recuerdo haber patinado unos 15 o 20 m tratando inútilmente de retomar el control del coche, la suspensión y dirección delanteras estaban rotas y la caja de velocidades trabada.
Me detuve y respire, algunas personas estaban acercándose al coche, recuerdo que escuchaba sus voces muy lejanas, me toque el cuerpo, podía sentir y moverlo todo, afortunadamente traía el quemacocos abierto, tome mi teléfono celular, mi cartera y me salí ahí.
Empezó un proceso de evaluación de la situación, no había provocado ningún accidente, la llanta que voló era de un auto clásico que vi a lo lejos del otro lado de la carretera, no vi cuando recuperaron su llanta, no vi nada, todo el cuerpo me temblaba involuntariamente y la boca me sabía a adrenalina, traté de concentrarme y llame a mis padres por teléfono, busque también el teléfono de la Policía Federal, las personas que se detuvieron a auxiliarme me ayudaron bastante, hasta me regalaron un cigarro y así transcurrió el tiempo hasta que la policía llego, ellos me auxiliaron hasta que mi familia llego, se portaron a la altura y voy a estar agradecido con ellos el resto de mi vida (con todos, la gente que me auxilió, la Policía Federal y sobre todo con mi familia).

Hoy en la mañana puedo hacer una evaluación mas real de todo lo que paso ayer, mientras me doy cuenta de que no hay un solo centímetro cuadrado del cuerpo que no me duela, las preguntas siempre aparecen:
Debí haber hecho esto o lo otro, quizá si??, a lo mejor, si yo hubiera… no importa, estoy vivo y completo, no lastime a nadie y como me dijo uno de los oficiales ayer: “los fierros se enderezan, la vida no retoña”.
Se que viene una etapa de dolor y esfuerzo como quizá nunca, mi tarea será ardua y tomará tiempo recuperarme económicamente, siendo franco es lo que menos me importa, lo que realmente importa es que aún tengo una mente ágil, dos manos fuertes y el corazón de león para superar este obstáculo en la vida. como todos los anteriores. Una vez mas me veo a mi mismo estando frente a un muro que tengo que atravesar contando únicamente con mis puños. La vida es así, vas arriba, vas abajo, lo importante y lo que agradezco es conservar la salud, de lo demás yo me encargo.
Lo que me pasó a mi, pudo haberle pasado a cualquiera, quizá a una persona con menos experiencia o pericia para manejar o con un coche de prestaciones inferiores al que (yo solía tener) manejaba: 180hp, frenos de disco ventilados y con sistema ABS y un blindaje de nivel II. De alguna manera agradezco que me pasará a mi porque no hay realmente mucho nada que lamentar.
…Cuando cierro los ojos aún veo la llanta rebotando hacia mi, inmediatamente después me veo estrellando el auto contra el muro de contención.

*Mas adelante el oficial oficial de la Policía Federal me diría:
Estas vivo de milagro, cuando esto sucede la llanta rompe el parabrisas, entra en el auto y golpea al conductor, normalmente es fatal.
Afortunadamente mi coche tenía nivel II de blindaje y la llanta solamente estrello el parabrisas.


Click para Agrandar

Acabo de darme cuenta de que ya es lunes, hoy empezamos toda una nueva semana, y ya tengo irme a trabajar.
Diego

Un Recuerdo es Un Pedazo de Vida.

August 6'th 2009 03:14:59 pm

Miro mis sueños como “deseos frustrados”, mas que como premoniciones o darles interpretaciones espirituales mis sueños usualmente me hablan mucho acerca de cual es mi estado mental en esa temporada. Por ejemplo, hace 6 meses, cuando logramos vender 2 proyectos en un mismo mes soñaba que volaba (que es un sueño recurrente desde que tengo memoria), en contraste hace 3 meses mientras tocábamos la parte mas baja de la curva de la crisis económica mis clientes atesoraron sus recursos de manera celosa y sus pagos se atrasaron (no así mis compromisos económicos) me sentía confundido y un tanto frustrado porque ninguna de mis ideas parecía funcionar (renegociaciones de esquemas de pago, mejoras al producto por el mismo precio etc.) solía soñar que daba vueltas y vueltas a una glorieta de manera casi obsesiva y al despertar tenía unas sensación de frustración, en efecto estaba estresado y siendo franco tenía muy mal humor.

La semana pasada me quedé varios días en casa de mi papá, estuvimos haciendo un corte para analizar si hemos tomado las decisiones correctas en lo que va del año, preparando nuevos proyectos y buscando hacer mejoras en nuestra empresa, aquella sensación de dormir en el cuarto que ocupé durante tantos años, el mismo patio grande con la canasta  de basketball, los grandes árboles del jardín, olores y sensaciones me llenaron de recuerdos. Entre en un <i>mood</i> un tanto melancólico pero el recordarme hace unos años, me di cuenta de que hace 10 años quería comerme al mundo y que la entrada a la edad adulta en lugar de ayudarme a ver las cosas de una manera mas clara mas bien me ha llenado de miedos e incapacidad, aquellos problemas que a los 13 años eran resueltos de manera sencilla (no por conocimiento sino por disposición)  fueron mas complicados que los problemas que el día de hoy enfrento. <b>Si, los problemas de la pubertad son mas complicados de resolver que los problemas de dirigir una empresa</b>, la diferencia es que a los 13 o 14 años no tenemos ningún miedo, nuestro carácter es virgen, nuestra mente es creativa y en la edad adulta estamos tan contaminados, nos gusta creer que <i>como hemos vivido, sabemos mas del mundo y nadie puede enseñarnos nada</i> lo cual es un grave error recurrente de los adultos. Antoine Saint-Exupery decía: “Los niños abran de tener mucha paciencia para con los adultos” el día de hoy me es tan claro el ¿Por qué? El Principito es un libro tan maravilloso, que hay que leer por lo menos una vez al año.

Este reencuentro conmigo mismo afecto también mis sueños, un día de la semana soñé con “mi primer amor” la persona a la que mas he amado hasta el día de hoy:
Estábamos juntos, era de noche, sentados en una banca rodeados de edificios (como los edificios donde pase la otra mitad de la adolescencia viviendo en el departamento de mi mamá) curiosamente hablábamos de nosotros en tiempo pasado, “cuando estuvimos juntos te ame muchísimo y fue maravilloso” pero teníamos las misma edad que cuando nos conocimos, 13 años. Quizá aflora la frustración de saber ¿Como esta?, ¿Si estará bien? o ¿La vida la ha tratado como se lo merece (de lo mejor)?.
Desperté con una sonrisa y música de The Cranberries en la mente, eran apenas las 3am así que me volví a dormir, acostado en mi antigua cama, en mi antiguo cuarto de mi antigua casa y recordado el antiguo amor y la antigua música que solíamos escuchar juntos. Esta en consecuencia volviendo a vivir por instantes los 13 años.
Volví a dormir y el sueño también fue una especie de retrospección pero a una etapa diferente de mi vida, la preparatoria.
Las diferencias (quizá influenciadas porque sigo viendo a mis amigos de aquella entonces) eran que en el sueño teníamos la edad actual, unos 22, 23 o 24, pero fue la reconstrucción de una escena cotidiana, el grupo de amigos (unos 5 hombres y 5 mujeres) afuera de la preparatoria, recargados en el coche de alguno, yo montado en la motocicleta (como extraño aquella Kawasaki Ninja 600cc que pague en abonos durante algún tiempo antes de que el dueño legitimo decidiera no venderla) fumando, platicando, riendo como si nada nos preocupara en el mundo. Una amistad neta, sin deshonestidades o intereses, no como los “amigos” mas bien <i>conocidos</i> de los que te rodeas después de aquella etapa, en aquella entonces cualquiera de nosotros hubiese muerto por cualquier otro sin dudarlo, lo cual me recordó unas cualidades que también vamos perdiendo con los años <b>fidelidad</b> y <b>desinterés</b> en suma, la entrada a la adultes nos llenará de miedos y frustraciones si osamos olvidar quienes somos en realidad y de donde venimos, si dejamos de soñar y pelear de todo corazón aferrandonos con uñas y dientes a aquellos ideales (no ideologías) que tuvimos cuando aún no estábamos contaminados por esta triste y esclavizada sociedad del trabajo casi robotico y el consumismo obsesivo.
El pasado hay que dejarlo atrás, no hay nada que hacer con ello, hay que cambiar en el presente y trabajar por el futuro, pero nunca olvidar el pasado, si olvidamos el pasado estamos condicionados a volver a cometer los mismos errores de antaño.
Esta pequeña ventana que abrí la semana pasada me ha traído buenos resultados, solía recordarme a mi mismo de manera muy diferente a la que en realidad fui. Era mas fuerte de lo que pensaba y tenía mejor disposición.
Saludos, Diego

Open Minded

July 16'th 2009 07:57:56 am

Todos hemos escuchado, o hasta dicho, la frase "Eres muy cerrado", nos jactamos de tener una mente abierta y estar libres de prejuicios, sin darnos cuenta de la irónica hipocresía que implica eso.

En realidad utilizamos esa frase cuando los prejuicios de una persona antagonizan con los propios, últimamente he aprendido que tener la mente abierta no quiere decir carecer de prejuicios, puesto que si algo nos ha enseñado la historia, es que éstos están inmersos en la naturaleza humana misma; considero el tener una mente abierta como el estar dispuesto a vencer tus prejuicios, intentar las cosas que nunca creíste intentar y emitir un juicio en base a tu experiencia.

Con esa manera de pensar irremediablemente cometerás errores y justificarás tus prejuicios, convirtiéndolos en juicios racionales, sin embargo, otras veces, descubriras lo equivocado de tu prejuicio y experimentarás una sensación extraordinaria de crecimiento personal.

Vencerte A Ti Mismo

July 6'th 2009 12:08:11 am

Abro los ojos, aún esta oscuro, no se que hora es… Otra vez ese odioso y adorado ruido me despertó. Marca el comienzo del día, mi cuerpo se siente pesado porque mi mente esta todavía adormilada, conforme voy tomando conciencia me hago mas y mas ligero, en un instante ya me encuentro de pie. Casi de manera instintiva me encuentro amarrando las agujetas, tomo las llaves y salgo, camino unos doscientos metros mientras respiro hondo y pausado. Al llegar a la pista me estiro con calma, ya se va haciendo de día, debe haber llovido anoche mientras dormía, huele a húmedo y el vapor no me permite ver el final de mi recorrido, no importa, invariablemente he de llegar – creo que tengo un defecto congénito; me siento capaz de lograr cualquier ocas que me propongo- no lo note puesto que mi sueño es apacible como el de aquel inocente pequeño que solo lleva meses existiendo en este extraño mundo y aún no sabe que le depara un futuro complicado e incierto. Coloco lo audifonos y elijo una canción al azar y cuando comienza la diversión…
Editors - Orange Crush



Mi corazón late apaciblemente “pum, pum, pum-pum / pum, pum, pum-pum” , los brazos y piernas se mueven en perfecta armonía y siento como mis pies desplazan la grava que se encuentran debajo de ellos mientras voy dejando atrás el terreno.
Rolling Stones - Shattered



Mis sentidos se exaltan, veo mejor, escucho mas fuerte y pienso mas rápido conforme el resto de mi acelera también sin romper la armonía, cuantas canciones he escuchado el día de hoy?? No lo se. Cuanto tiempo llevo bajo este alto ritmo?? No lo se. No lo se… NO LO SE!!! Tengo la mirada fija en el objetivo que ya se presenta visible, pero no por ello alcanzable, pero como ya lo mencione antes. Tengo un defecto congénito y nada va determe.
DJ Shadow - Six Days



Conforme aceleré la distancia se fue haciendo corta, el corazón bombea toda la sangre posible y siento la cabeza pesada, las piernas me queman, pero no puedo detenerme. Como podría?? me veo a mi mismo como un tren que avanza a toda velocidad y no puede tan solo parar en seco, cualquier cosa que se interponga en mi camino será arrollada. No es una amenaza, es un advertencia.
Motorcycle - As The Rush Comes



Ya no siento mas alivio al inhalar, el aire que entra en mis pulmones sale casi intacto, estoy empezando a descomponerme, me he concentrado tanto en mantenerme en pie que perdí el ritmo varios cientos de metros atrás, encuentro mis movimientos irregulares y casi automáticos, ya no tengo control sobre mis extremidades, solamente mi mente las mantiene en movimiento, esperando por la orden DETENTE, pero el corazón se impone, el orgullo, la fuerza, incluso la soberbia, NO TE DETENDRAS HASTA QUE LLEGUES y bien, no lo había notado tampoco, pero ya he cumplido mi objetivo.

Por hoy ya estoy en paz, me siento aunque molido lleno de vitalidad. En el momento mas difícil de la trayectoria morí por un instante y al siguiente paso renací, me siento resurrecto, he inventado mi propio Club de la Pelea. Corro por alcanzar solo un instante, un instante que cambia todo. La estampa de regreso a casa no luce fuerte e invencible como lucía en la ida, pero el hombre esta en paz, batiéndose contra sí mismo, ha alcanzado la gloria.

Tiempo

June 12'th 2009 06:15:43 pm

El tiempo es algo muy extraño, yo no tengo idea de lo que sea, podría decir que es un concepto inventado por nosotros, los hombres, para satisfacer una necesidad de control propio.

Pero el tiempo ciertamente existe, y no es el segundo que cae constantemente del reloj, ni el número de velas que encontramos en el pastel que nos sirven en un rito anual, mi concepto de tiempo se acerca más a la sensación latente de estar un poco más cerca del fin de la vida, esa sensación que nos recuerda que aún no cumplimos nuestras metas, o que cada sueño nuevo que tenemos nos aleja más de realizarnos plenamente.

Aún así, olvidamos que existe, y nos dedicamos a embrutecernos enfrente de los cálidos rayos catódicos de un televisor o en el mejor de los casos, frente a 1080 líneas de milagrosa alta definición... hasta que llega el año nuevo y mientras comes esas doce uvas piensas en todo lo que te faltó hacer el año que pasó y lo que "seguro" no dejarás pasar el año que comienza.

Con estas pequeñas líneas no pretendo ser un juez moralista, porque todos sabemos que el que yo pretenda serlo, más que ser hipócrita, sería cínico. Lo que pretendo es que sea un pequeño recordatorio para que cada unidad de tiempo que desperdicien, la desperdicien plenamente, disfrutando al máximo cada detalle, cada sensación, que nos provoca ese segundo que no va a volver.

Ceguera

April 19'th 2009 10:17:50 pm

¡Por fin! Es el amanecer de un nuevo día, hay tantas cosas que quiero hacer, estoy tan emocionado que casi no me doy cuenta de que estoy ciego, volteo a mi rededor, si, definitivamente no puedo ver nada, estoy sorprendentemente calmado para alguien que acaba de descubrir su ceguera.

¿Dónde estoy? Es el amanecer de un nuevo día, hay tantas cosas que quiero hacer, estoy ciego y no tengo idea de donde estoy, trataré, rápidamente, de recordar lo que pasó ayer, no hay imágenes, es como si el día anterior también hubiera sido ciego. Regresaré más en mi memoria, sé que no siempre he sido ciego, un par de años bastarán.

No hay imágenes, se que mi memoria funciona, me invade un sentimiento de bienestar, siento un calor familiar en mi cuerpo, si, me parece que siento felicidad, recorriendo los caminos de mi memoria me invaden tantos sentimientos diferentes, sentimientos cálidos, sentimientos fríos, me acerco cada vez más al día de hoy, ¡dolor! un agudo y punzante dolor recorre todo mi ayer. Terminan mis recuerdos, no hay ninguno acerca de ser ciego.

¿Qué he hecho? Es el amanecer de un nuevo día, hay tantas cosas que quiero hacer, estoy ciego, no tengo idea de donde estoy y no puedo recordar los acontecimientos pasados; podría volverme y caminar hacia atrás, donde todo era evidente, sigo sorprendentemente calmado, no quiero regresar, camino a tientas hacia adelante, dando tumbos ¿de qué otra manera puede avanzar un ciego, si no es dando tumbos? ¿Un ciego? Yo no soy ciego, solamente no puedo ver, detengo mi andar, doy media vuelta y me quedo estático.

Intento, lenta y dolorosamente, abrir los ojos; imágenes se filtran entre mis párpados, puedo ver, borroso, el camino recorrido, tiene tantas vueltas y tantos nudos, que me parece absurdo no haber seguido una línea recta. Lentamente me decido a mirar hacia delante, titubeo y finalmente cierro los ojos, temeroso de no poder volver a abrirlos; doy media vuelta y, ansioso por mirar el camino que me espera, los abro, una brillante luz amenaza con cegarme de nuevo, desvío la vista hacia un lado...

No puedo creer lo que veo, miro detenidamente al rededor, todo es tan nítido, todo es tan hermoso en este lugar, no me interesa mirar lo que me espera o lo que he recorrido, simplemente doy un paso más hacia adelante.

Es el amanecer de un nuevo día, es un hermoso amanecer...


Too Cool for Internet Explorer